5 ideas para sobrevivir temporada baja

Yendo pasos adelante, como debemos ir en el mundo de los negocios, pensaba en Setiembre y Octubre… meses de mucha lluvia y pocas ventas. Quienes estamos en el mundo comercial, de las compras al detalle y distribución de productos sabemos que estos meses pueden ser difíciles. Entre el cierre fiscal, los preparativos para la temporada de fin de año, la peor parte de la época lluviosa en Costa Rica y la ausencia de festividades que aceleren el comercio, es tendencia un bajón en las ventas. La suerte es que siempre, hay algo que podemos hacer para enfrentar éstos picos (altos y bajos) de nuestros negocios, pero que el tiempo es clave y si no actuamos anticipadamente, el fin de mes hablará por sí solo.

Las probabilidades de que las ganancias de meses buenos sean absorbidas por meses malos es alta, entonces algo hay que hacer para evitar a toda costa que esto suceda. No tengo una gran experiencia, mas he aprendido a prueba y error de cómo lograrlo. Sé que hay literaturas avanzadas en estrategias de ventas y teorías para compensar de un modo u otro los tiempos flojos. También sé que compañías enormes como Zara pueden rebajar sus productos de colecciones viejas en un 25% y un 50%,  pero seamos realistas, en la naturaleza de nuestros negocios hacer descuentos de ese tipo, es ahorcarnos, lo mismo que no vender. Entonces en mi ventura, me he visto obligada a idear formas más coherentes con la realidad de una pequeña empresa para darle vuelta a la moneda y hacer de Setiembre y Octubre, meses abundantes.

Les quiero compartir 5 ideas de cosas que podemos hacer para hacer sonar la cajita de la plata los meses que están por venir:

1. Activá tus redes y echá a la calle tu trabajo. Comunicarse es clave siempre, pero en épocas bajas más. Armar el portafolio de productos, compartirlo en redes sociales, mostrarlo a clientes, amigos y poner a circular nuestro trabajo es una buena movida. En temporada baja el público está menos bombardeado de comunicación y es el momento perfecto para que te conozca o te recuerde. Si tenés alguna de tus redes sociales abandonada, regresar y publicar tu oferta con claridad despertará un público nuevo.

2. Producto personalizado. Dar atención personalizada a clientes a quienes en otro momento del año es difícil atender. Esto te ayudará con proyectos de mayor margen y la posibilidades de atraer un público específico. Pueden ser variables de producto personalizado, algún detalle agregado para un cliente en particular, encargos de empresas y clientes corporativos.

3. Eventos y actividades colaborativas. Crear espacios para convocar a tus clientes en tu tienda, oficina o un Pop UP Shop que sea por un tiempo corto. Las actividades sociales bien pensadas, pueden ser un costo mucho más bajo que el que se asume al hacer descuentos  y atrae gente hacia tu producto. Si no tenés una tienda propia, los dueños de las tiendas estarán encantados de que pronpongás una actividad y convertirlo en un proyecto colaborativo.

4. Ediciones Limitadas. Lanzar una edición limitada de producto es una estrategia que te dará mejores márgenes de ganancia por menos volumen. Si normalmente vendes “x” cantidad de productos es posible que en meses bajos se venda solamente la mitad, pero si el precio es doble, será más fácil compensar tu objetivo de ventas. Las ediciones limitadas de producto además son una oportunidad de diferenciar tu producto y se convierte en un buen ejercicio de innovación. Tener en mente que el precio y el volumen de ventas son dos variables con las que podemos jugar estratégicamente.

5. Servicios especiales. Ofrecer mantenimiento de producto, servicios especiales de apoyo a tu producto o asociaciones de productos complementarios, por ejemplo, si vendés mermeladas unir tu producto a quien fabrica pan y buscar vías alternas de ventas podría ser una opción. Unir esfuerzos en temporada baja fortalecerá no sólo las relaciones comerciales sino que aumenta el tráfico de gente nueva hacia el producto.

El juego de los descuentos puede ser realmente una trampa para nuestras empresas, no podemos poner en descuento el producto cada vez que las ventas están bajas, como solución a problemas que van mucho más allá de precio. Claro que hay momentos específicos donde un porcentaje bien calculado es una excelente estrategia, pero personalmente he aprendido que los clientes no siempre están buscando los precios más bajos, ni la época de descuento para comprar. En su mayoría quieren ser bien atendidos, diferenciarse comprando productos únicos y exclusivos o también, no compran simplemente porque no te ven. Mi recomendación, es que este Setiembre y Octubre no nos dejemos llevar por los rótulos de descuento que invaden Multiplaza y más bien, le demos cabeza a nuevas formas de vender más y mejor.

¡Les deseo mucho éxito!

Sofia

 

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *