Una apuesta de confianza.

Atendimos con éxito la tercer Renegade Craft Fair en Chicago. Vendimos, fortalecimos negociaciones e iniciamos nuevas, hicimos photoshoot y colaboré con un artículo que pronto estará al aire. Mucho para un viaje de 6 días. Estando en medio de tanto trajín, caigo en cuenta que finalmente estamos ahí, en ciudad ajena trabajando juntos con una misma intención: hacer crecer nuestros respectivos proyectos. En torno a esto, armamos un equipo Valentina, Melina, MuHsien, Robert y yo. Cinco personas, nacionalidades y culturas distintas pero el mismo espíritu emprendedor. Las ganas de hacer eran demasiadas, la energía bajaba al límite por la intensidad de trabajo que exigía cada momento, pero rápido volvía a dispararse por el compromiso que teníamos de quedar bien uno con el otro.

Me habrán oído hablar de la confianza y la importancia de creer en el talento ajeno para estimular el desarrollo empresarial. Es algo en lo que vengo trabajando con más dedicación y seriedad durante este año, pero no tuve más claridad de su relevancia que en este viaje. No tendría la mitad de los resultado alcanzados sin la colaboración de personas que confiaron en mí y tomaron el riesgo de hacer algo fuera de su cotidianidad. ¡Hicimos una apuesta de confianza y cuánto ganamos!

¿Pero cómo fué que nos conectamos? ¿Cómo conocí a estas personas? ¿Cómos es que logré que nos reuniéramos y trabajáramos juntos? Toma tiempo encontrar a alguien con quien pueda darse una sinergia de este tipo, es un proceso de mucho trabajo contar con las personas indicadas, armar el plan y hacer que suceda. Por eso hoy les quiero compartir cómo es que he ido construyendo relaciones de confianza que se convierten en proyectos exitosos.

MuHsien nuestra anfitriona, nació en Taiwan, su carrera de “Visual Designer” la ha desarrollado en Chicago, Illinois donde estudió y es co-fundadora del lifestyle blog “Live Like Your Travelling” desde hace dos años. Nos ofreció todo lo que tuvo a mano y generó contactos increíbles que son ahora raíz de otros proyectos. Su principal fortaleza la identifico en la capacidad de conectar gente, la síntesis que hace de lo complejo conviertiendo un mar de ideas en acciones puntuales y concretas. Nos conocimos a través del instagram, donde iniciamos una conversación en una foto mía que ella comentó: “Really like your desing sensibility”. La foto es mía con un un bolso que diseñé y que realmente muestra mi pasión por lo que hago. Sobre esto, queda claro que mostramos tal cual somos y con transparencia sobre nuestros intereses, genera conexiones reales con personas que comparten sensibilidades e intereses comunes, algo absolutamente necesario para construir confianza.

Valentina nació en Valencia, Venezuela, vive en Austin, es Comunicadora Social y tiene 22 semanas de embarazo. La vida de Tomás se ha convertido en su motor más grande. Ella es parte del equipo de Cueropapel&tijera y su gran talento es la organización y la constancia que tiene en la ejecución de un proyecto. Valentina es la organizadora de las ferias y tiene todo bajo control. Nos conocimos cuando ella vivía en Costa Rica y una amiga le sugirió a su esposo que le regalara un bolso de Cueropapel&tijera sabiendo que le encantarīa. Su empatía por la marca la llevó a hacerme una oferta directa de querer llevar nuestro producto a EEUU. Y yo ante una persona que sabe lo que quiere y no tiene miedo en pedirlo, acepté iniciar una relación laboral con ella. Nos conectamos por medio de alguien que recomendó mi marca y el producto mismo es el que nos mantiene unidas así como los principios y valores que compartimos como personas. Me identifico mucho con Valentina en su modo de ver la vida. Y sobre eso, también es fácil construir confianza para trabajar.

Melina es mi hermana, que desde el inicio de mi proyecto, ha estado conmigo como una socia fantasma. Pero hoy es miembro activo de Cueropapel&tijera y es la mejor versión que existe de mi “otro yo”. Melina es nuestra estilista de marca, ella monta el stand en la feria y coordina tareas entre los miembros del equipo. Su gran fortaleza es la capacidad que tiene de darle forma y vida a la marca porque me conoce tan bien, que puede traducir mi esencia en valores de marca puros. Decidimos trabajar juntas cuando ella regresó después de dos años de vivir en EEUU y recibir piropos a diario de sus bolsos. Detectó oportunidades reales de mercado viviendo allá, en medio de sus amigos, en el estilo de vida y en la moda. Ha sido el vínculo principal entre el mercado estadounidense y yo, es através de ella que he podido ver con más cercanía y propiedad un mercado que hace un tiempo me parecía totalmente lejano y desconocido. La confianza para trabajar la tenemos basada en lo mucho que nos conocemos y los mucho que nos respetamos.

Robert nació en Rochester, New York. Es periodista y fotógrafo, llegó a Chicago para este encuentro sin conocernos. Actualmente viaja en moto atravezando EEUU de costa a costa y tiene un alma aventurera como pocas he conocido. Su talento lo puso a la órden del equipo documentando la feria y nuestra experiencia allá. Rob es una persona multidisciplinaria que integra muchas áreas de conocimiento en cada una de sus actividades. Nos conectamos a través de Melina, quien tuvo la visión de nuestros trabajos juntos. Sin conocer a Rob y el sin conocerme a mí, hicimos una apuesta de confianza que no existía, pero que ganamos cuando ambos encontramos en el otro la misma intensidad de querer hacer bien las cosas, nos conectamos a través del compromiso. De Rob aprendí que es necesario abrirse y dar espacio a otras mentes creativos, que es necesario dejar que otros profesionales también hagan su trabajo y nosotros simplemente hacer el nuestro.

Y yo, que aunque ya me conocen, soy diseñadora, nacida en Costa Rica. Y lo más relevante de mí es este entusiasmo y alegría que me da hacer realidad lo que imagino… De esta experiencia puedo sugerirles que el trabajo en equipo es indispensable. También es cansado, poner a las personas de acuerdo, hacer coincidir tiempos, retar el cansancio hasta cumplir objetivos, aguantar conductas ajenas que nos molestan, entender los motivos del resto, dejar el capricho propio por el ajeno. No crean que este encuentro me sucedió así tan fácil como lo escribo. En medio de lo que me propongo existen retos personales gigantes, que hacen peso hacia abajo. Me pregunté al menos unas 5 veces (y 1 con lágrimas en los ojos) durante el viaje, con desesperación ¿Qué estoy haciendo aquí? De pronto pierdo el enfoque, me agobio y siento que todo es complicado y grosero. Pero la voluntad de los otros, el tiempo que invierten, me saca de ahí y me responde “Estás construyendo”… y entonces sigo.

Creo que se me hizo muy largo el post, pero no puedo irme sin resumirles en 5 puntos, lo que considero las claves para establecer relaciones de confianza. Les aseguro que si las toman con seriedad, como pasos de un proceso, más pronto de lo que creen estarán trabajando con nuevos equipos haciendo éxito de nuevos proyectos.

1.Sea transparente. Siempre, sobre todo en redes sociales donde es fácil pintar una cara que no es real. Sea auténtico y muestre sus intereses y pasiones con mucha honestidad. La sensibilidad hoy en día es grandemente apreciada.

2. Sea claro en sus objetivos y comuníquelos. No tenga miedo a pedir lo que quiere. Hay mucha gente que está deseando ser su media naranja en los negocios. Si quiere algo, búsquelo sin miedo.

3. Tómese el tiempo de conocer a las personas e identifique sus talentos. Interactúe con otros, de otras disciplinas, de otras culturas. Dedíquele tiempo a la gente, escuche qué les inquieta, qué les interesa. Busque el talento de la gente siempre por encima de sus defectos.

4. Déjese guiar y abra su mente. No se crea dueño de la verdad, hay personas que saben más que usted y ese conocimiento es necesario. Relájese cuando otros están haciendo su trabajo y déjelos tomar control. A mi me cuesta mucho esto, es difícil soltar las riendas, personalmente este es mi punto más débil, pero aún así me atrevo a sugerirlo.

5. Busque el benefico de los otros tanto como el suyo mismo. No todas las colaboraciones son gratis. Colaborar no significa que no hay que pagar el servicio de otros. Esperar que todos hagan de gratis su trabajo es injusto y tonto. Si usted está rentabilizando su trabajo, los otros también deberán tener ganancias. Solamente cuando todos ganan puede existir confianza y compromiso.

Si algún día creen que podamos hacer algo juntos, escríbanme. ¡Podría ser el inicio de algo nuevo!

Sofia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *